• Gabriela Mitri

La oculta bendición de creerte mala en algo

Actualizado: 14 de jun de 2018

De cómo mi propia inseguridad me llevó a crear una tribu fabulosa de mujeres poderosas




Una pensaría que después de haber sido comunicóloga por más de 10 años, ya habría dominado el reto de hablar ante las cámaras, pero cada vez que me paro frente a una, me encuentro cantinfleando o hablando de más, al mejor estilo de Bridget Jones.

Mi episodio más reciente fue durante la grabación de un video para Mujeres Impulsadas X Banregio, uno de los esfuerzos del banco por impulsar el empoderamiento financiero de las mujeres. Hablé de un tema que me apasiona, y aún así, me costó ser contundente. Me costó transmitir claramente lo que pensaba y, consecuentemente, me costó proyectarme tan poderosamente como quería.



Entonces pensé: Si yo, que no sólo he tomado muchos cursos sobre comunicación efectiva, sino que - sorprendentemente- también los he impartido, aún tengo problemas para expresarme clara y convincentemente, ¿cuántas mujeres estaremos pasando por lo mismo? Y peor aún… ¿Cuántas oportunidades estamos dejando pasar porque la forma en que nos comunicamos no nos representa como queremos?



Me dirán que ése es un problema indistinto del género, y tienen razón. Sin embargo, lo cierto es que las mujeres enfrentamos desafíos de comunicación diferentes en el trabajo: tendemos a solicitar las cosas con extremada cortesía para no parecer demandantes, rara vez hablamos de nuestros logros y cuando lo hacemos, no nos damos crédito por ellos (“no fui sólo yo, fue el equipo”), y podemos dejar de ser directas en nuestra opinión para evitar herir susceptibilidades.


Entonces escribí un post en Linkedin, invitando a cualquiera interesada a reunirse una vez al mes para compartir prácticas para hablar en público y comunicarnos más asertivamente en el trabajo. Mi expectativa era juntar a ocho, diez chicas y esperar a que el grupo creciera.

En menos de 24 horas, ya se habían apuntado 100.


Así surgió SpeakHer Nights. Un espacio seguro y amigable donde mujeres compartimos prácticas para comunicarnos más poderosamente.


Mujeres de distintas industrias, profesiones, generaciones e historias de vida asistieron a la primera sesión, que arrancó en marzo de este año teniendo como sede el corporativo de Banregio en Monterrey. Ese mismo día, se replicó la sesión en la Ciudad de México, gracias a Denisse Jiménez, una profesional de la sustentabilidad a quien no conocía hasta entonces, que vio la publicación y decidió tomar acción para extender esta iniciativa.




Nuestro objetivo es claro: Ser una comunidad que impulse a las mujeres a encontrar su voz y comunicarse poderosamente, así como crear vínculos que nos ayuden a alcanzar nuestro propósito de vida.


Y si bien el formato que seguimos en las sesiones nunca es el mismo, siempre nos aseguramos de que los ejercicios que hagamos atiendan ese objetivo. Nunca eres una espectadora más. Asistir a SpeakHer Nights te asegura que saldrás con más de lo que llevaste, así sea una práctica nueva, un consejo de mejora, una oportunidad potencial o un contacto prometedor… pero más importante: mucha inspiración y una red de apoyo dispuesta a ayudarte a crecer.


Hoy, SpeakHer Nights está en su cuarta edición en ambas ciudades, ha sumado a una comunidad de más de 300 mujeres y estamos a punto de arrancar en Guadalajara, León, Morelia y Torreón.


Y cada vez que escucho a alguna de las speakhers compartir el cómo ser parte le impactó personalmente, ya sea cambiándole la perspectiva sobre algo, inspirándose para hacer algo diferente, o simplemente coincidiendo con mujeres valientes, me hace pensar: ¡Qué bueno que alguna vez grité a los cuatro vientos que soy mala para hablar en público!


Así que la próxima vez que te sientas insegur@ sobre alguna de tus habilidades, asúmelo y compártelo, ¿quién sabe? Quizá algo bueno puede salir de eso...


Si quieres conocer más sobre esta comunidad y cómo unirte, entra a www.speakhernights.com o a su red de Instagram (@speakher.nights ) o Facebook (SpeakHer Nights).


223 vistas1 comentario